Inicio  |  Contacto  |  Ley de transparencia  |  Junta de Gobierno  |  Empleo y servicio social  |  Salvedad al uso de esta página  |  English
  • Preguntas frecuentes de billetes y monedas

    Contenido

     

    Billetes del tipo F

    • ¿Por qué se decidió que la diferencia entre las denominaciones fuera de 7mm.?

    Se ha comprobado que esta diferencia es suficiente para que los invidentes puedan distinguir las denominaciones entre sí. Si se utilizara una diferencia mayor, se tendría que reducir el largo del billete de 20 pesos, o incrementar el del billete de 1000 pesos.

     

    • ¿A quién trae beneficios la familia de billetes del tipo F?

    Al público en general, porque cuenta con billetes más seguros. A los invidentes, porque pueden identificar más fácilmente la denominación de los billetes. A la banca y el comercio, porque pueden verificar mejor la autenticidad de los billetes. Al banco central, porque brinda un mejor servicio.

     

    • ¿Por qué no se emitieron todas las denominaciones al mismo tiempo?

    Porque el costo de hacerlo hubiera sido muy grande ya que se hubieran desaprovechado las existencias de la familia a ser sustituida; además, se hubiera requerido producir muchos billetes en un corto plazo, lo que hubiera excedido la capacidad de producción. Por lo anterior, se pusieron a circular gradualmente, conforme se agotaron los inventarios de la familia a ser sustituida.

     

    Equivalencia y canje

    • ¿Qué significa el poder liberatorio de los billetes o monedas metálicas?

    El poder liberatorio de billetes y monedas metálicas significa que nos permiten liberarnos de obligaciones hasta por el monto de su valor facial. Desde el punto de vista jurídico, la moneda (billetes y monedas metálicas) es el conjunto de cosas que por disposición del Estado representan fracciones, equivalencias o múltiplos de la unidad del sistema monetario, mismas que tienen el poder liberatorio que el mismo Estado les asigna para solventar obligaciones de efectivo, motivo por el cual el acreedor está obligado a recibirlas en pago, dentro de los límites del poder liberatorio asignado a cada una de ellas.

    Sin embargo, es importante diferenciar entre el poder liberatorio como característica de la moneda y la obligación de recibir del acreedor. En el caso de los billetes, ambos conceptos van de la mano pero con las monedas metálicas no necesariamente es así. De conformidad con los Artículos 2º y 5º de la Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexicanos, no se está obligado a recibir más de cien piezas de monedas metálicas de cada denominación en un mismo pago pero si a pesar de esto, un acreedor las recibe, la deuda se extingue.

     

    • ¿Cuáles son los billetes que actualmente tienen poder liberatorio?

    Los billetes que tienen poder liberatorio son los de diez, veinte, cincuenta, cien, doscientos, quinientos y mil pesos, representativos de la actual unidad monetaria, que entró en vigor a partir del 1° de enero de 1993.

    Es importante hacer notar que los billetes denominados en “nuevos pesos” también continúan teniendo poder liberatorio, aunque éstos, así como los de diez pesos señalados en el párrafo anterior, prácticamente ya no circulan.

    Todos los billetes antes mencionados tienen poder liberatorio ilimitado, sin perjuicio de las prohibiciones establecidas en la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita.

    Para obtener mayor información puede consultar la página Canje de billetes y monedas.

     

    • ¿Cuáles son las monedas metálicas que actualmente tienen poder liberatorio?

    Las monedas metálicas con denominaciones de cien, cincuenta, veinte, diez, cinco, dos y un pesos; y de cincuenta, veinte, diez y cinco centavos, representativos de la actual unidad monetaria que entró en vigor a partir del 1° de enero de 1993, tienen poder liberatorio limitado al valor de cien piezas de cada denominación en un mismo pago. Las oficinas de la Federación, de los Estados y de los Municipios están obligadas a recibirlas sin limitación alguna, en pago de toda clase de impuestos, servicios o derechos.

    También existen monedas acuñadas en platino, en oro y en plata que no tienen valor nominal, las cuales tienen poder liberatorio exclusivamente en las circunstancias mencionadas en la Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexicanos.

    Para obtener mayor información puede consultar la página Canje de billetes y monedas.

     

    • Los billetes y monedas que ya no se ponen en circulación ¿tienen algún valor? ¿en dónde se pueden cambiar?

    El valor actual de billetes que ya dejaron de fabricarse se puede consultar en las páginas Valor actual de billetes que ya no se fabrican y Valor actual de monedas metálicas que ya no se fabrican.

    El cambio se puede realizar en la mayoría de las sucursales bancarias en la República Mexicana pero vale la pena destacar que el cambio se hace en pesos mexicanos, y en el caso de las piezas representativas de la unidad monetaria vigente hasta el 31 de diciembre de 1992 (que valen la denominación que indican entre mil), deberán reunirse piezas suficientes para que el monto total pueda pagarse con las denominaciones actuales.

    Para obtener mayor información puede consultar la página Canje de billetes y monedas.

     

    • ¿Cuál es y en dónde se puede consultar el documento oficial que dio a conocer la unidad monetaria “nuevos pesos”?

    El Decreto por el que se crea una nueva unidad del Sistema Monetario de los Estados Unidos Mexicanos fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el 22 de junio de 1992.

     

    • ¿Cuál es y en dónde se puede consultar el documento oficial mediante el cual se desmonetizaron los billetes de la anterior unidad monetaria?

    El documento es: “Resolución por la que se desmonetizan los billetes denominados únicamente en pesos”. Se publicó en el Diario Oficial de la Federación el día 23 de diciembre de 1993.

     

    • ¿Cuál es y en dónde se puede consultar el documento oficial que indicó la eliminación del adjetivo “nuevos” de la unidad monetaria?

    El documento es: “Aviso por el que se informa que a partir del 1 de enero de 1996, se suprime la palabra nuevo del nombre de la unidad del sistema monetario de los Estados Unidos Mexicanos para volver a la denominación peso”. Se publicó en el Diario Oficial de la Federación el día 23 de diciembre de 1993. 

     

    • ¿Cuál es y en dónde se puede consultar el documento oficial mediante el cual se desmonetizaron las monedas de la anterior unidad monetaria?

    El documento es: “Aviso sobre el retiro de la circulación de las monedas metálicas representativas de la Unidad del Sistema Monetario de los Estados Unidos Mexicanos que estuvo en vigor hasta el 31 de diciembre de 1992”. Se publicó en el Diario Oficial de la Federación el día 15 de noviembre de 1995.

     

    • ¿Algún establecimiento puede negarse a aceptar monedas de baja denominación, por ejemplo de 20, 10 o 5 centavos?

    No. El Código de Comercio establece en el artículo 635 que la base de la moneda mercantil es el peso mexicano, y sobre esta base se harán todas las operaciones de comercio y los cambios sobre el extranjero. El establecimiento está obligado a recibir hasta cien piezas de monedas metálicas de cada denominación en un mismo pago; lo anterior, de conformidad con los artículos 2º. y 5º de la Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexicanos, que establecen que las monedas metálicas de cincuenta, veinte, diez, cinco, dos y un pesos, y de cincuenta, veinte, diez, y cinco centavos, tendrán poder liberatorio limitado al valor de cien piezas de cada denominación en un mismo pago. Asimismo, los artículos 7o. y 9o. de dicha Ley establecen que las obligaciones de pago de cualquier suma en moneda mexicana se denominarán invariablemente en pesos y, en su caso, sus fracciones. Dichas obligaciones se solventarán mediante la entrega, por su valor nominal, de billetes del Banco de México o monedas metálicas de las señaladas en el artículo 2º. El denominar las obligaciones de pago en pesos y sus fracciones y el solventarlas mediante la entrega de las monedas y billetes señalados, no es renunciable y cualquier estipulación en contrario será nula.

     

    • ¿En dónde se pueden quejar las personas a las que no les quieran aceptar como pago sus billetes o monedas?

    Si un banco no le acepta billetes o monedas de circulación actual, puede reportarlo al teléfono 01 800 BANXICO (01 800 226 9426); o bien, escriba a dinero@banxico.org.mx

    Si un establecimiento comercial no le acepta billetes o monedas de circulación actual:

    Le agradeceremos se ponga en contacto con nosotros a través del número telefónico 01 800 BANXICO (01 800 226 9426) o por correo electrónico a dinero@banxico.org.mx, para proporcionarnos los datos del establecimiento en donde no le aceptaron billetes o  monedas de determinada denominación como medio de pago y Banco de México canalizará el caso a la PROFECO.

    Con base en el artículo 58 de la Ley Federal de Protección al Consumidor, el proveedor de bienes, productos o servicios no podrá negar o condicionar la aceptación de billetes o monedas de circulación actual al consumidor, por razones de género, nacionalidad, étnicas, preferencia sexual, religiosas o cualquiera otra particularidad. La PROFECO, en ejercicio de las facultades que le otorga la citada Ley Federal en su artículo 127, puede multar las conductas antes referidas.

     Los billetes y monedas de circulación actual, son válidos para realizar pagos y ningún comercio debe negarse a aceptarlos. Por ello, el 10 de diciembre del 2013, la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) y el Banco de México firmaron un acuerdo de colaboración para desarrollar estrategias de cooperación, en el ámbito de sus respectivas competencias, con el fin de promover y proteger los derechos del consumidor, procurar la equidad y seguridad jurídica de las relaciones entre proveedores y consumidores, así como promover el adecuado empleo de los billetes y monedas.

     

    • ¿Están obligados los bancos a tener disponibles billetes y monedas de todas las denominaciones que estén circulando?

    Sí, pero si ocasionalmente no dispusieran de billetes y monedas metálicas de las denominaciones solicitadas, pueden entregar billetes o monedas metálicas de las denominaciones de que dispongan más próximas a las demandadas.

     

    • Banco de México ¿puede cambiar dólares viejos y maltratados?

    No. Para cambiar dólares viejos y maltratados, se sugiere visitar alguna casa de cambio para preguntar sobre la validez de los billetes. Adicionalmente, se puede consultar la página de Internet del Bureau of Engraving and Printing http://www.bep.treas.gov/, entidad encargada de la impresión de los dólares de los Estados Unidos de América.

     

    Falsificación

    • ¿Cómo puedo identificar un billete falso?

    Los billetes emitidos por el Banco de México cuentan con diversas características y elementos de seguridad que se pueden verificar para determinar su autenticidad, las cuales se pueden consultar en la página Billetes y monedas de fabricación actual.

     

    • ¿Es cierto que un billete de polímero (20 o 50 pesos) es falso si se despinta al tallarlo?

    El tallar, frotar o intentar borrar un billete no es la forma de verificar su autenticidad, entre otras razones, porque pudiera darse el caso de que se consiga “borrar” (desprender la tinta) de un billete auténtico y asumir erróneamente que es falso, cuando sólo se trata de un billete que se acaba de maltratar. Por ello, es mejor conocer los elementos de seguridad de nuestros billetes, de modo que se tengan elementos más confiables para autenticarlos.

    Si se duda de la autenticidad de un billete, es recomendable llevarlo a cualquier sucursal bancaria para que lo revisen gratuitamente. Si el cajero del banco determina que se trata de una pieza presuntamente falsa, con
    fundamento en los artículos 19 y 20 de la Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexicanos, retendrá la pieza para evitar su circulación y deberá entregar un recibo (“Recibo de retención de monedas metálicas y/o billetes presuntamente falsos”), en el cual deben estar anotados los datos de la pieza (denominación, número de folio, serie y fecha de emisión), así como los datos personales de quien entrega la pieza (nombre, domicilio, número telefónico). Es muy importante que el recibo tenga número (número de recibo SAM) para que se pueda dar seguimiento al trámite, ya que la pieza se envía al Banco de México, quien es la entidad encargada de realizar el análisis de las piezas para determinar si son auténticas. Este procedimiento se puede consultar aquí.

    Al respecto, el Banco de México emitió un comunicado de prensa el 22 de septiembre de 2015.

     

    • ¿Es confiable el uso de una pluma detectora de billetes falsos?

    El Banco de México no recomienda el uso de marcadores para detectar billetes falsos por tratarse de dispositivos cuya finalidad es sumamente limitada, por las siguientes razones:

      • Estos dispositivos están basados en el uso de sustancias químicas que reaccionan ante la presencia de blanqueadores comerciales, los cuales están ausentes en los sustratos usados en la fabricación de los billetes. Dichas sustancias químicas, las cuales usan mayoritariamente compuestos de yodo, son inestables, y su confiabilidad es limitada en el tiempo (alrededor de dos meses; y si se considera el tiempo que estos dispositivos permanecen en estantería antes de su compra, no resultan confiables para el usuario).
      • Los billetes se encuentran expuestos durante su circulación al contacto con diversas sustancias, por el manejo usual al que son sometidos. Entre las sustancias con las que es común que los billetes convivan, están los blanqueadores comerciales. Una pieza que haya estado en contacto con una bolsa de detergente, o que haya sido olvidada dentro de prendas que hayan sido lavadas, será contaminada y puede reaccionar ante el uso del marcador, aun tratándose de una pieza auténtica.
      • El uso de los marcadores es una forma de maltratar los billetes. 

     

    • ¿Qué tan confiable es validar la autenticidad de los billetes raspando el folio de los mismos?

    No es confiable. Si a un billete se le raspa el folio llegará el momento en que éste comience a borrarse y no por este hecho se debe catalogar como una pieza falsa. El raspar cualquier parte de un billete es una forma de maltratarlo y no de verificarlo. 

     

    • ¿Es necesario que revise los billetes que reciba en un banco, centro comercial o negocio?

    Sí. Lo más recomendable es revisar los billetes que se reciban en cualquier lugar para cerciorarse que son auténticos. 

     

    • Si el resultado del análisis del Banco de México indica que mi billete es falso, ¿puedo recuperar su valor?

    No, pues se trata de un pedazo de papel que no ha sido impreso en Banco de México y que, por lo tanto, carece de valor monetario.

     

    • ¿En dónde se puede denunciar la fabricación o distribución de piezas falsas?

    Este hecho se puede denunciar ante la Procuraduría General de la República ya que a ésta le corresponde la investigación del delito de falsificación de moneda. Para obtener mayor información, consulte Falsificación y/o alteración de moneda.

     

    • ¿Cuál es la legislación relacionada con el tema de dinero falso (billetes y monedas)?

    La Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexicanos, El Código Penal Federal y la Ley de Instituciones de Crédito.

    De la Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexicanos; Capítulo IV, Artículos 17 a 21.

    Del Código Penal Federal; Título Decimotercero, Falsedad; Capítulo I, Falsificación, alteración y destrucción de moneda; Artículos 234 a 238.

    De la Ley de Instituciones de Crédito, Art. 48 BIS 1.

    Para consultar la Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexicanos y el Código Penal Federal puede dirigirse a la sección de Billetes y Monedas siguiendo la ruta Disposiciones, Legislación de interés; o bien, al portal de la Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión.

    Para consultar la Ley de Instituciones de Crédito puede remitirse al portal de la Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión: http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/43.pdf.

     

    • ¿Existe alguna sanción por fabricar o circular billetes o monedas falsos?

    Sí. De conformidad con los Artículos 234 y 235 del Código Penal Federal, que señalan: “Al que cometa el delito de falsificación de moneda, se le impondrá de cinco a doce años de prisión y hasta quinientos días multa”.

    Se entiende por moneda para los efectos de estos Artículos, los billetes y las piezas metálicas, nacionales o extranjeras, que tengan curso legal en el país emisor.

    Comete el delito de falsificación de moneda el que produzca, almacene, distribuya o introduzca al territorio nacional cualquier documento o pieza que contenga imágenes u otros elementos utilizados en las monedas circulantes, y que por ello resulten idóneos para engañar al público, por ser confundibles con monedas emitidas legalmente. A quien cometa este delito en grado de tentativa, se le impondrá de cuatro a ocho años de prisión y hasta trescientos días multa.

    La pena señalada en el primer párrafo, también se impondrá al que a sabiendas hiciere uso de "moneda falsificada".

     

    • ¿Es preocupante la falsificación en México?

    No. Aunque en nuestro país se comete el delito de falsificación, aún no se alcanzan niveles preocupantes, incluso el nivel de falsificación de moneda nacional se encuentra muy por debajo de países como Estados Unidos y Colombia. Para obtener mayor información, consulte la página Falsificación de billete.

     

    Monedas de 10 y 20 centavos

     

    • ¿Las monedas de 10 y 20 centavos se van a retirar de circulación?

    No. El Banco de México ordenará su acuñación según lo exijan las necesidades monetarias del país, tomando en consideración, por un lado, la disminución de la práctica comercial de fijar el valor de los productos utilizando moneda fraccionaria (centavos) y, por otro lado, los resultados de los estudios de opinión pública que realiza periódicamente el Banco de México, relativa a la conveniencia práctica de utilizar estas monedas. Por lo anterior, el Banco eventualmente, considerará no ordenar más su acuñación a la Casa de Moneda de México. La acuñación se irá reduciendo paulatinamente, por lo que el proceso tomará varios años.

    Lo anterior, atendiendo a lo señalado en el último párrafo del artículo 6o. de la Ley del Banco de México, que faculta al propio Banco a distribuir monedas metálicas de las denominaciones que considere convenientes para facilitar los pagos.

     

    • ¿Eso quiere decir que las monedas de 10 y 20 centavos perderán su valor?

    No. Las monedas de 10 y 20 centavos tanto de diseño actual como de diseño anterior conservarán su valor de forma indefinida y podrán continuar usándose para hacer y recibir pagos, en términos de los artículos 1º, 2º, inciso b) y 5º de la Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexicanos.

    Diseño actual de mon 10 y 20 centavos

    Diseño anterior de mon 10 y 20 centavos

     

    • ¿Puedo seguir pagando con monedas de 10 y 20 centavos? ¿Existe un límite? ¿Qué hago si no me las aceptan?

    Sí. Las monedas de 10 y 20 centavos seguirán teniendo curso legal y son válidas para hacer pagos de toda clase en cualquier tipo de establecimientos.

    Sí existe un límite establecido en el artículo 5º de la Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexicanos: todas las monedas metálicas a que se refiere el inciso b) del artículo 2º de dicha Ley, dentro de las cuales están comprendidas las monedas de 10 y 20 centavos, tienen poder liberatorio limitado al valor de cien piezas de cada denominación en un mismo pago; es decir, cada pago se puede hacer con hasta cien monedas de 10 centavos (equivalentes a 10 pesos) y hasta cien monedas de 20 centavos (equivalentes a 20 pesos). Este límite no aplica a las oficinas públicas de la Federación, de los Estados y de los Municipios, que están obligadas a recibir monedas sin limitación alguna, en pago de toda clase de impuestos, servicios o derechos.

    Si un banco no acepta algún pago con hasta 100 monedas de 10 o 20 centavos, favor de comunicarse al Banco de México al teléfono 01 800 BANXICO (01 800 226 9426) o escribir a dinero@banxico.org.mx, proporcionando los datos de la sucursal que no le aceptó las monedas. Si el pago no es aceptado en algún establecimiento comercial, puede presentar una denuncia ante la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) a través del Teléfono del Consumidor (5568-8722 en la Ciudad de México o Zona Metropolitana y 01800-468 8722 en el resto del país), a través del correo denunciasprofeco@profeco.gob.mx, en el sitio http://www.telefonodelconsumidor.gob.mx o personalmente en una Delegación o Subdelegación de la PROFECO.

     

    • Quiero cambiar todas las monedas de 10 y 20 centavos que tengo en casa. ¿Dónde lo puedo hacer? ¿Existe un límite? 

    Se pueden cambiar en cualquiera de las aproximadamente 7,900 sucursales bancarias distribuidas en todo el territorio nacional que brindan gratuitamente el servicio de canje de billetes y monedas. No es necesario ser cliente del banco para obtener este servicio; sin embargo, sí existe un límite por operación para los solicitantes que no sean clientes del banco al que acudan y es de 500 piezas de cada denominación. Para los solicitantes que sean clientes del banco al que acudan a hacer el canje de monedas, no hay límite en importe ni en número de piezas. El listado de sucursales bancarias que brindan este servicio puede consultarse en: www.banxico.org.mx > Billetes y monedas > Servicios > Canje de billetes y monedas > Sucursales bancarias (http://www.banxico.org.mx/DGECambioYCanje/UbicaCentroCanje).

     

    • ¿Por qué se tomó la decisión de reducir la acuñación de monedas de 10 y 20 centavos?

    Según estudios que ha realizado este Instituto Central, se ha identificado que una vez que las monedas son usadas en transacciones comerciales (en su mayoría para entregar cambio) el público rara vez las vuelve a poner en circulación. Esto puede deberse a que, como se desprende de dichos estudios, el público en general opina que no son fáciles de utilizar pues se confunde su denominación, su tamaño entorpece manipularlas y tienen bajo poder adquisitivo.

    Sin perjuicio de lo anterior, Banco de México continuará proveyendo a las instituciones de crédito y al público en general de monedas de 10 y 20 centavos, con las monedas que actualmente cuenta y con las que en el futuro se acuñen.

     

    • ¿Cuántas monedas de 10 y 20 centavos hay en circulación? ¿Son suficientes? ¿Será cada vez más difícil conseguir monedas de 10 y 20 centavos?

    En febrero de 2015 había en circulación 10,904 millones de monedas de 10 centavos y 4,207 millones de monedas de 20 centavos. Había entonces, por cada mexicano, 91 monedas de 10 centavos y 35 monedas de 20 centavos en circulación.

    Se considera que estas cantidades, aunadas a las que el Banco de México aún emitirá en los próximos años, son suficientes. Sobre todo si se fomenta un mejor aprovechamiento de las que ya se encuentran en circulación, lo cual está haciendo el Banco de México en colaboración con los bancos.

    Sin embargo, sí es posible que cuando se reduzcan paulatinamente las cantidades que el Banco ordena acuñar anualmente a la Casa de Moneda de México y se ponen en circulación, será más difícil conseguir monedas de 10 y 20 centavos.

     

    • ¿Dónde consigo entonces monedas de 10 y 20 centavos? ¿En los bancos? ¿Puedo solicitarlas directamente al Banco de México?

    Si es cliente de un banco, puede acudir a cualquier sucursal del mismo para solicitar monedas de 10 y 20 centavos ya que los bancos están obligados a tener disponibles para sus clientes monedas de todas las denominaciones que estén en circulación. Si ocasionalmente no dispusieran de las denominaciones solicitadas, pueden entregar monedas de las denominaciones más próximas a las demandadas.

    Si no es cliente de un banco, puede acudir a una de las aproximadamente 7,900 sucursales bancarias distribuidas en todo el territorio nacional que brindan gratuitamente el servicio de canje de billetes y monedas. En este caso sí existe un límite por operación para solicitantes que no sean clientes del banco y es de 500 piezas de cada denominación.

    Sí pueden solicitarse monedas de 10 y 20 centavos directamente al Banco de México, acudiendo a cualquiera de las dos ventanillas de atención al público en la Ciudad de México: Gante número 20 esquina con 16 de septiembre, Colonia Centro, o bien, Calzada Legaria número 691, Colonia Irrigación. 

     

    • ¿Cuánto cuesta producir las monedas de 10 y 20 centavos? ¿Quién paga ese costo?

    En 2014, las monedas de 10 y 20 centavos tuvieron un costo de fabricación de 38 y 41 centavos, respectivamente. Nótese que tomando en cuenta únicamente el costo de fabricación, éste es mayor que su valor nominal. El Banco de México ordenó en 2014 a la Casa de Moneda de México la acuñación de 196 millones de monedas de 10 centavos y 94 millones de monedas de 20 centavos. El costo total de producir estas monedas en 2014 fue de 113 millones de pesos. Además, debe sumarse el costo de distribución de estas monedas que fue en 2014 de alrededor de 3 millones de pesos. 

    Los costos asociados a las monedas de 10 y 20 centavos finalmente se reflejan en los estados financieros del Banco de México, entidad que forma parte del Estado Mexicano.

     

    • Si se vuelve cada vez más difícil conseguir monedas de 10 y 20 centavos ¿Cómo se van a pagar los artículos cuyos precios no terminen en 0 o 50 centavos?

    La Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexicanos establece que los pagos cuya realización no implique entrega de efectivo, por ejemplo con transferencias electrónicas, cheques, tarjetas de crédito o débito, se efectuarán por el monto exacto de la obligación, es decir, incluyendo centavos.

    En cuanto a los pagos en efectivo, cuyo importe comprenda fracciones de la unidad monetaria que no sean múltiplos de cinco centavos, dicha Ley indica que se efectuarán ajustando el monto del pago, al múltiplo de cinco centavos más próximo a dicho importe.

    Sin embargo, si no hubiera disponibles monedas de 5, 10 y 20 centavos para efectuar pagos de artículos cuyos precios terminen en esas fracciones, podría esperarse que los comercios redondearan, a la alza o a la baja, los precios a la siguiente unidad.

     

    • ¿Podría aumentar la inflación por el redondeo de los artículos cuyos precios no terminen en 0 o 50 centavos?

    El Banco de México se mantiene atento a que, a medida que la acuñación de monedas de 10 y 20 centavos se vaya reduciendo paulatinamente, no se afecte a la inflación. Para estos fines, se simula periódicamente el posible impacto en la inflación bajo el supuesto de que se genera un redondeo al alza de todos los precios de la economía de manera inmediata. Por tanto, este es un ejercicio extremo que no debe interpretarse como el impacto esperado de una reducción gradual en la acuñación.

    Para estos ejercicios se usan las cotizaciones de aproximadamente 84,000 productos específicos que integran la canasta del Índice Nacional de Precios al Consumidor cada quincena. Los precios del 69% de estos productos ya se expresan en unidades de 0 o 50 centavos por lo que en estos casos el redondeo no tiene efectos sobre los precios. El 23% de los productos tienen precios que terminan entre 0.51 y 0.99 mientras que los precios del 8% restante terminan en 0.01 a 0.49.

    En independencia del supuesto que se utilice sobre el redondeo, los resultados de estos ejercicios muestran que si se eliminaran las monedas de 10 y 20 centavos, la inflación general tendría un aumento no significativo.

     

    • ¿Cuántas monedas de 10 y 20 centavos de diseño actual se han producido?

    Desde la introducción de estas monedas de nuevo diseño (2009) se han producido 2,484 millones de piezas de 10 centavos y 1,192 millones de 20 centavos.

     Gráfica de acuñación de monedas de 10 y 20 centavos

    Numismática

    • ¿Cuántas son las monedas de 5 pesos conmemorativas del Bicentenario del inicio del movimiento de Independencia y del Centenario del inicio de la Revolución Mexicana y en dónde se pueden conseguir?

    Las monedas conmemorativas del Bicentenario de Independencia y del Centenario de la Revolución son 37, de las cuales 19 son alusivas a la Independencia y 18 a la Revolución. Para obtener mayor información acerca de las monedas emitidas, consulte las siguientes ligas:

    Para obtener información acerca de colecciones de estas monedas se puede dirigir a la página Conmemorativas de la Independencia y Revolución: 2008, 2009 y 2010.

     

    • ¿Dónde se pueden adquirir coleccionadores para las monedas conmemorativas de 5 pesos?

    Los coleccionadores para las monedas conmemorativas de 5 pesos del Bicentenario del inicio del movimiento de Independencia y del Centenario del inicio de la Revolución Mexicana se pueden adquirir a través del Banco de México. Para conocer el procedimiento de compra se puede dirigir a la página de Banco de México.

     

    • En el Banco de México ¿se pueden adquirir monedas en metales finos?

    El Banco de México no comercializa de manera directa con el público en general piezas en metales finos; sin embargo, puede consultar las piezas que el Banco de México pone a la venta a través de sus distribuidores en la página de la moneda de su interés en Venta de monedas, medallas, billetes y otros productos numismáticos.

     

    • ¿En dónde se pueden adquirir centenarios y onzas de la Serie Libertad de oro y plata?

    Para adquirir estas piezas le recomendamos consultar a los distribuidores de piezas en metales finos del Banco de México: Nacionales e Internacionales.

     

    • El Banco de México ¿compra centenarios?

    No, el Banco de México no compra centenarios. Sin embargo, se recomienda contactar a alguno de los distribuidores de piezas en metales finos del Banco de México: Nacionales e Internacionales, a fin de consultarles si pueden adquirir las piezas en mención así como los términos y condiciones.

     

    • El Banco de México ¿compra monedas de oro o de plata?

    Si usted desea comercializar este tipo de monedas, le informamos que el precio y aceptación de las mismas está en función de su estado físico, contenido de metal y precio del metal en el mercado internacional, entre otros factores numismáticos. Para este propósito, puede contactar a alguno de alguno de los distribuidores de piezas en metales finos del Banco de México: Nacionales e Internacionales.

    Este Banco Central no compra las monedas pero sí realiza el canje de las mismas, entendiéndose “canje” como el cambio, a solicitud del poseedor de monedas sin valor facial (onzas libertad), por billetes y monedas de los que utiliza en sus operaciones diarias, de acuerdo al artículo 2o. Bis de la Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexicanos que a la letra indica en términos del último párrafo del citado artículo: “El Banco de México, directamente o a través de sus corresponsales, estará obligado a recibir ilimitadamente estas monedas, a su valor de cotización, entregando a cambio de ellas billetes y monedas metálicas de los mencionados en el artículo 2o. de esta ley”.

    A la cotización que resulte de la solicitud de canje se le aplicará un descuento por concepto de análisis y proceso de las referidas monedas.

    Para atender sus requerimientos de recepción y canje de las monedas a que se refiere el artículo 2º Bis de la Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexicanos, así como para informarle del proceso interno que se habrá de seguir en su solicitud, según las circunstancias que se presenten en lo particular, nos ponemos a sus órdenes en las instalaciones del Banco de México en la Ciudad de México ubicadas en Calzada Legaria #691, Colonia Irrigación, a través de la Dirección de Programación y Distribución de Efectivos, en días hábiles bancarios dentro del horario comprendido entre las 9 y 17 horas.

     

    • ¿Qué se requiere para ser distribuidor de monedas en metales finos del Banco de México?

    Se debe cumplir con los siguientes requisitos:

      • Tener constituida una empresa y que su giro sea la comercialización de productos numismáticos o afines a actividades relacionadas con compra venta de divisas (por ejemplo, casa de cambio).
      • Proporcionar copia del acta constitutiva de la empresa.
      • Proporcionar copia del otorgamiento de poder notarial de la(s) persona(s) que suscribiría(n) el convenio de comercialización de productos numismáticos con el Banco de México.
      • Presentar un plan de negocios sobre la comercialización de la(s) moneda(s) que desea adquirir.
      • Especificar el tipo de moneda que desea comercializar y la demanda estimada anual.
      • Adquirir como mínimo en cada compra 1000 onzas de plata y/o 50 onzas de oro.
      • Proporcionar información sobre el tipo de difusión que realizará para la promoción de las monedas (página web, ventas por internet, etc.).

    Esta información deberá ser acompañada de un comunicado oficial de la empresa donde se solicite ser un distribuidor de los productos numismáticos que emite el Banco de México.

    Lo anterior deberá ser enviado por correo electrónico a numismatica@banxico.org.mx

     

    • El Banco de México ¿puede decir cuál es el valor en el mercado de monedas antiguas y en dónde se pueden vender?

    El Banco de México no está facultado para valuar piezas numismáticas. Sin embargo, existen comerciantes numismáticos que se dedican a comprar y vender todo tipo de monedas antiguas y se puede acudir directamente a ellos para preguntar por la mejor cotización. Si Usted radica en la Ciudad de México, en el centro de la ciudad se ubican muchos comercios de este tipo. Si requiere una recomendación más específica sobre con quién acudir, llame directamente a la Sociedad Numismática de México, A. C. (sociedad sin fines de lucro) donde le podrán proporcionar alguna referencia sobre algún posible comprador o comerciante, el número telefónico es +52(55) 5536 4440 y el correo electrónico: sonumex@snm.org.mx

    Es importante mencionar que hay que tomar en consideración que el estado de preservación de las monedas es fundamental para determinar su valor.

     

    Polímero

    • ¿Por qué el Banco de México decidió utilizar polímero para fabricar billetes?

    Porque se proporciona al público un billete más higiénico. Los billetes de polímero duran más, por lo que se remplazan con menor frecuencia, lo que representa un ahorro para el Banco de México. Estos billetes se mantienen durante más tiempo en buen estado, lo que permite apreciar mejor sus características de seguridad. Para obtener más información se puede dirigir a la página El uso del polímero en los billetes del Banco de México.

     

    • Siguen teniendo valor los billetes de polímero que se encuentran parchados?

    Sí, los billetes de polímero (al igual que los billetes de papel de algodón) que están completos y parchados con cinta adhesiva transparente, continúan teniendo valor.

     

    Validez de billetes maltratados

    • Qué elementos de seguridad debe conservar un billete para no perder su valor?

    La validez de un billete auténtico no se determina por la cantidad o el tipo de elementos de seguridad que conserve. Por ejemplo, si a un billete de la familia F le falta el hilo 3D, esto no significa que haya perdido su valor o que sea presuntamente falso. Para verificar la autenticidad de una pieza se deben revisar varios elementos, y los criterios para determinar la validez de un billete maltratado no están asociados con algún elemento de seguridad en particular; es decir, se basan en la revisión total de la pieza.

     

    • Los billetes incompletos ¿conservan su valor? ¿dónde podría cambiarlos?

    En general, un billete incompleto conserva su valor si tiene más de la mitad de su tamaño original. Las reglas para calificar fracciones de billetes pueden consultarse en el Anexo 3, hoja 4 de 4, de la Circular de Operaciones de Caja y para obtener más información acerca de la validez de billetes incompletos, se puede consultar la sección Validez de los billetes y monedas maltratados.

    Para que un billete incompleto sea evaluado, y en su caso canjeado, se sugiere acudir casi a cualquier sucursal bancaria. Para conocer la ubicación de las sucursales que proporcionan este servicio, consulte la página Canje de billetes y monedas.

     

    • ¿Bajo qué circunstancias pierde valor un billete?

    Un billete no tiene valor cuando:

      • Está alterado; es decir, está formado por la unión de dos o más fracciones procedentes de diferentes billetes (aunque sean del mismo tipo y denominación).
      • Le falta la mitad o más de su tamaño original*.
      • Está marcado con palabras, frases o dibujos, en forma manuscrita, impresa o cualquier otro medio indeleble que tengan como finalidad divulgar mensajes dirigidos al público, de carácter político, religioso o comercial.
      • Está reparado con cinta adhesiva no transparente.
      • Contiene marcas hechas sistemáticamente para deteriorar las piezas, a juicio del Banco de México.

    *Las reglas de calificación de fracciones de billetes se pueden consultar en el Anexo 3 de la Circular de Operaciones de Caja.