Inicio  |  Contacto  |  Junta de Gobierno  |  Empleo y servicio social  |  Salvedad al uso de esta página  |  English
Información sobre pensiones del Banco de México

El régimen de pensiones del Banco de México se encuentra previsto en la Ley Reglamentaria de la Fracción XIII bis del Apartado B, del artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en las Condiciones Generales de Trabajo, cuerpos normativos que rigen las relaciones laborales entre el Banco y sus trabajadores. Se trata de un sistema pensionario de retiro de capitalización con cuentas individualizadas, en ese sentido prácticamente igual al que posteriormente se previó en la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro cuyos recursos administran las administradoras de fondos para el retiro, conocidas como AFORES. En tal virtud, el citado régimen no es de los clasificados como de reparto o beneficio definido por lo que no se fondea con gasto corriente de la Institución, sino con las aportaciones que se hacen a las mencionadas cuentas individualizadas de cada trabajador. Por lo tanto, tratándose de las pensiones vitalicias por retiro en todos los casos, el monto de las mismas se calcula dependiendo del saldo de la cuenta individualizada respectiva, que además, en otro rasgo similar al de las AFORES, puede nutrirse de aportaciones voluntarias hechas por los trabajadores a lo largo de su carrera laboral en el Banco de México.

Resulta relevante mencionar que el régimen de pensiones a que hace referencia el párrafo inmediato anterior, entró en vigor para el personal del Banco de México desde el 1° de agosto de 1994. Este "nuevo régimen", ya vigente desde hace más de dos décadas, sustituyó a un sistema de pensiones de reparto o de beneficio definido, que para el caso de las pensiones vitalicias por retiro preveía lo que actuarialmente se conoce como una tasa de reemplazo de hasta 100%, lo que significaba que los empleados del Banco que cumplían con ciertos requisitos de edad y años de servicio, tenían derecho a una pensión por hasta un monto igual al salario mensual promedio neto que hubieren percibido durante su último año de servicios. Como es de comprenderse, ese sistema antiguo abrogado desde el 31 de julio de 1994, desde luego, no contemplaba la existencia de cuentas individualizadas.

En contraste, la tasa de reemplazo observada en el nuevo régimen pensionario de retiro de capitalización, cuyos requisitos mínimos de edad y antigüedad son 60 y 30 años, respectivamente, es de 24.66%.1

Es oportuno mencionar, que aquellos trabajadores que ingresaron a laborar al Banco de México antes del 1° de agosto de 1994, en su momento debieron optar entre permanecer en el régimen de pensiones sustituido (reparto), o bien, acceder al "nuevo régimen". En caso de haber elegido este último, el Banco respetó los derechos de antigüedad de esos trabajadores para la obtención de una pensión, tomando en consideración el tiempo laborado desde su ingreso a la Institución y hasta el 31 de julio de 1994. Así, los trabajadores que ingresaron al Banco antes del 1° de agosto de 1994 y que optaron por el nuevo régimen, conforman el llamado "régimen transitorio".

El Banco de México sólo ha reconocido y reconoce pensiones por retiro a aquellos trabajadores que han cumplido con los requisitos, tanto de edad, como de años de servicio, previstos en la normatividad correspondiente.

Es pertinente señalar que el régimen de pensiones del Banco de México es continuamente auditado por la Auditoría Interna del Instituto Central, el Auditor Externo previsto en la Ley del Banco de México y por la Auditoría Superior de la Federación.

Pensiones que paga el Banco de México


1 La tasa de reemplazo citada corresponde a las pensiones por retiro que pagó el Banco de México en junio de 2016 y la cifra se actualizará con la periodicidad que establece la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública.