El Banco de México advierte al público de la existencia de comunicaciones telefónicas o transmitidas a través de correo electrónico, probablemente fraudulentas, que no son emitidas por este Banco Central y que son indebidamente atribuidas por terceros a este, a sus funcionarios o empleados.

Los presuntos defraudadores, a efecto de hacer más creíble su estafa, y engañar e inducir al error a terceros, incluso suelen utilizar total o parcialmente y sin autorización, el nombre de alguno de sus funcionarios o empleados, o bien la denominación de puestos o el nombre de otras personas que indebidamente asocian al Banco de México. De igual forma, incluyen en sus comunicaciones información de contacto, imágenes, logotipos, gráficas similares a las utilizadas por el Banco de México, las siglas que lo identifican (BM) así como dominios de Internet o cuentas de correo electrónico que se asemejan a los oficiales.

Al respecto, es importante hacer del conocimiento del público lo siguiente:

  1. Banco de México es el Banco Central del estado mexicano, y una autoridad del sistema financiero mexicano. Dentro de sus facultades no se encuentran las de realizar operaciones activas, pasivas o de servicios con el público en general. Es decir no celebra transacciones financieras con el público.
  2. Banco de México no participa en ningún programa relacionado con el pago de indemnizaciones o reembolsos a terceros, u otros similares.
  3. Banco de México no participa, ni tiene registro alguno de los fondos denominados "Fondo Mixto Privado" y/o "Fondo Mixto Privado de los pueblos originarios" y/o "Fondo Mixto Privado de los pueblos originarios del país" y/o "Fondo Mixto Privado de los Pueblos Originarios del Norte del País", ni cuenta con recursos relacionados con los mismos. En consecuencia, el Banco de México tampoco solicita que se realicen depósitos o transferencias bancarias a cuentas en bancos comerciales, ni requiere al público el pago de primas, comisiones, contraprestaciones u otros similares, mediante transferencias bancarias o de algún otro modo, con motivo de programas como los referidos en los numerales anteriores.

Si usted considera que ha sido víctima de alguna operación probablemente fraudulenta, le sugerimos acudir ante las instancias de procuración de justicia competentes, a denunciar los hechos correspondientes.